Láser de diodo lo bastante brillante para cortar y soldar metal

  • 0
  • 04 04UTC agosto 04UTC 2014
img_21239

Los láseres de diodo, utilizados en los punteros láser, los escáneres de códigos de barra, los reproductores de DVD, y otras aplicaciones de baja potencia, son quizás los láseres de bajo coste más eficientes y compactos disponibles. Se ha intentado con el paso de los años amplificar el brillo de estos valiosos láseres a fin de adecuarlos para aplicaciones industriales tales como soldadura y corte de metales. Pero incrementar la energía significa normalmente disminuir la calidad del rayo, o foco. Y de ese modo el rayo nunca es lo bastante intenso para fundir el metal.

Esta situación parece que va a cambiar ahora definitivamente. TeraDiode, una empresa surgida a partir de la labor de investigación y desarrollo realizada por científicos del Laboratorio Lincoln, adscrito al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, Estados Unidos, está comercializando un láser de diodo de varios kilovatios que es lo bastante brillante para cortar y soldar, incluso a través de más de 1 centímetro (media pulgada) de acero, con una eficiencia más grande que los láseres industriales actuales.

El láser TeraBlade, el primero de su tipo, tiene una potencia de 4 kilovatios, y funciona gracias a una técnica novedosa desarrollada en el MIT que permite incrementar la potencia de un láser de diodo, conservando al mismo tiempo un rayo muy enfocado. Esto hace posible, entre otras cosas, conseguir la más alta eficiencia y el más bajo coste del aparato, en comparación con otros sistemas láser parecidos.

El sistema TeraBlade, creado por el equipo de Robin Huang, representa una “tercera generación” de láseres industriales. La primera, que se desarrolló hace unas pocas décadas, era la de los láseres de dióxido de carbono, en los que la electricidad se mueve a través de una masa de gas para producir luz. Son muy brillantes, pero pueden ser tan grandes como camiones y operar con una eficiencia de aproximadamente el 20 por ciento.

Después vinieron los láseres DPSS (por las siglas en inglés de Diode-Pumped Solid-State) que primero transfieren la energía de los diodos láser a un medio, normalmente un cristal, antes de convertirla en un rayo láser. Estos operan a una eficiencia de apenas un 30 por ciento.

 

La diferencia principal de la nueva tecnología empleada por el TeraBlade es que utiliza directamente la luz de los diodos, saltándose el paso de conversión de los DPSS y ahorrando energía. Esto significa que el TeraBlade opera con la misma potencia o brillo que todos los demás láseres industriales, pero alcanzando aproximadamente un 40 por ciento de eficiencia.

Fuente: MIT News